Pokémon: Wild Katia Version

¿Alguno de ustedes se ha preguntado qué onda con los juegos de Pokémon? Para mi existen muchas interrogantes y detalles extraños que no logro reconciliar con la humanidad.

Como por ejemplo, ¿a ustedes no les dan temporadas en las que comienzan a jugar el juego desde el principio con la intención de ahora sí atraparlos a todos, pero después de unas cuantas semanas de enajenación se frustran y lo abandonan sólo para comenzar el ciclo otra vez? Bueno, Pokémon es así.
image
Yo creo que es un fenómeno que ocurre en todo el mundo y que se repite con gamers de todas las razas y colores. Y lo peor es que cada vez que nos aburrimos de una versión, sale otra nueva con nuevos pokemons y otras novedades, u otra nueva después de eso; y cuando nos aburrimos de eso, nos volvemos retro y regresamos a la nostalgia de los primeros.

Lo frustrante es que tantas horas invertidas a cada juego no significan nada, ya que terminar realmente y completamente estos juegos, estoy virtualmente segura que es imposible. Para empezar, es una mamada que existen dos versiones complementarias de cada juego, que básicamente son lo mismo, pero contienen pokemons diferentes. Por lo que no puedes atraparlos a todos sin comprar la otra versión o que algún amigo lo haga.

Aún así, Pokémon tiene una magia antigua que nos obliga a jugarlo, como nuevas generaciones de pokemons cada vez mas feos y sin chiste pero novedosos en el momento en el que te sumerges en el juego.

A parte de esto, todos nos hemos topado con los clásicos clichés de Pokémon, como los zubats que no te dejan avanzar tranquilo en una cueva, tener que escoger tu pokemon inicial, tener que amoldar tu party de pokemons a las habilidades especiales que necesitas para avanzar en el juego, el matar a un pokemon raro antes de atraparlo o no tener ni idea de qué es lo que estamos haciendo con nuestras vidas.
image
Pokémon es una franquicia muy rara que se las ha arreglado a sobrevivir a pesar de ya no estar de moda, y no sólo eso, sino que también ha reclamado un buen lugar en nuestros corazones. No hay nada mejor en la vida que desempolvar el viejo gameboy color y jugar Pokémon Yellow como si no hubiera un mañana. ¡Te quiero Pokémon!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *