La cuarta Revolución Industrial vs el ser humano

La tecnología crece a un ritmo acelerado, volviéndose cada vez más indispensable para nuestra vida cotidiana; ya sea para comunicarnos, organizar distintas actividades obtener información, para divertirnos y entretenernos o, simplemente, para hacer más sencillas nuestras labores diarias. Sin duda, la tecnología ha aportado un gran avance a la investigación, la ciencia se ha visto muy beneficiada al respecto. Si te interesa conocer más sobre cómo están relacionadas estas dos disciplinas, el sitio web el Rincón del Vago ofrece un compendio sobre la ciencia y tecnología.

A pesar de que en un inicio el crecimiento tecnológico fue pensado para apoyar y estabilizar la economía con el fin de generar un mejor desarrollo humano profesional, la idea principal se fue desvirtuando con el paso de los años, pues con la Revolución Industrial y la llegada de las máquinas de vapor, nos mostró un panorama más desolador para la humanidad. Tiempo después, nos vimos invadidos por el universo digital en una nueva era, ahora la  llamada cuarta Revolución Industrial está por llegar.

Esta reciente era va ligada a la robótica de la mano con lo digital, es decir, su finalidad es crear un laboratorio eficiente, una “fábrica inteligente”. Por ello, muchos empresarios están girando sus inversiones en el financiamiento para el desarrollo de estas nuevas tecnologías, mismas que formarán parte de su mano de obra en un futuro. La cuarta revolución se basa en sistemas ciber-físicos, los cuales conforman un conjunto, compuesto por: un software, una infraestructura física, tecnología de comunicaciones digital, sensores y nanotecnología. Por supuesto, el uso de internet juega un papel primordial en esta nueva era de innovación.

Es verdad que los países más desarrollados serían los pioneros en utilizar o aprovechar esta nueva era, no obstante, serían las economías emergentes quienes se verían más beneficiadas de esta actualización en el sector industrial. Evidentemente este avance sólo será óptimo para quienes sean capaces de cambiar y adaptarse, aquellos incapaces de continuar con este sofisticado desarrollo serán quienes más sufran las consecuencias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *