WATCHMEN. El cómic que todo mundo debe leer.

Antes de que sigan leyendo, quiero darles una advertencia: si creen que los comics son solo para niños, No lean Watchmen. Sí crean que los comic no son una forma de arte única, a la altura de cualquiera de las Bellas Artes, NO lean Watchmen. Sí no están listos para sumergirse en una experiencia que trasciende el papel en el que está impresa, una historia de varias líneas narrativas y personajes completos, DEFINITIVAMENTE NO LEAN WATCHMEN.

Watchmen en un inicio se publicó como un cómic por entregas, durante 1986 y 1987. Fue escrita por Alan Monroe, uno de los autores de cómics más prolíficos y respetados, un tipo británico que parece brujo/metalero homeless. El arte estuvo a cargo de Dave Gibbons y John Higgins.

A primera vista, y si lo juzgamos por la adaptación a cine que hizo la Warner en el 2009 llevando el comic a ser consumido desde cualquier dispositivo digital (computadoras, iPad, celulares, tablets), parece una historia de superhéroes cualquiera. Pero están totalmente equivocados, pues aunque Watchmen, se trate de un universo alterno donde personas influenciadas por el poder de Superman comenzaron a disfrazarse de superhéroes para luchar contra el crimen en los años 40s.

El mundo alterno de este cómic, Estados Unidos gana la guerra de Vietnam gracias al Dr. Manhattan, el único de estos héroes que realmente tiene poderes. La existencia de este ser aparentemente omnipotente inclina la balanza de la guerra fría hacia el lado de los americanos, y su control sobre la energía y la materia potencializa el avance tecnológico en todos los sectores de desarrollo humano, mientras que inspira a nuevas generaciones de superhéroes.

Mientras seguimos con esta historia, un joven de la calle lee un cómic de piratas que es una metáfora de todo lo que está pasando dentro de otra historia dentro de otra historia, dentro de otra historia, muy en la línea con Las mil y una noches, y a la vez nos entrega una narración exquisitamente ochentera, plasmada visualmente con una habilidad y talento digna de cualquier maestro de pintura a lo largo de la historia.

Yo he estado enamorada de los comics desde los seis años, pero me esperé hasta los 23 para leer Watchmen. No lo habrían entendido y disfrutado como lo merecía. Y desde entonces, en mi escaso pero provechoso tiempo libre lo vuelvo a leer cada año y cada vez le encuentro algo nuevo.

descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>